dimecres, 16 de maig de 2018

El xiprer s'ha estellat. Dos poemes de Mahmud Darwix.


Escruixit al cotxe mentre escoltes les xifres del carnatge ahir a Palestina. Els xiprers s’estellen sense misteri i en multitud.  I no hi ha manera que aquesta llarga filera de xiprers que es donen les mans al llarg del temps s’acabi.

L’any passat, sempre tard, vaig conèixer per primera vegada i amb una certa profunditat la poesia de Mahmud Darwix, de la mà i la mirada de Josep Gerona a l'esplèndid cicle de poemes àrabs i israelians que es va fer a Biblioteca Vapor Badia.  Serveixi aquest poema per conjurar l'estupor i el dolor. 


EL CIPRÉS SE HA TRONCHADO

El ciprés se ha tronchado cual alminar
Y se ha dormido
De camino a la austeridad de su sombra,
Verde, oscura,
Tal cual. Nadie sufre ningún mal.
Los coches han pasado, rápidos, sobre sus ramas.
El polvo ha cubierto los cristales...
El ciprés se ha tronchado pero
La paloma no ha dejado su nido público
En una casa vecina.
Dos pájaros migratorios han volado sobre sus alrededores
Y se han intercambiado algunos símbolos.
Una mujer ha preguntado a su vecina:
¿Has visto pasar una tempestad?
Ella ha respondido: no, ni una apisonadora...
El ciprés se ha tronchado.
Los que han pasado por sus ruinas han dicho:
Tal vez se haya cansado del descuido,
O esté caduco porque es grande cual jirafa,
Tan vacío de sentido como una escoba,
Y no da sombra a los enamorados.
Un niño ha dicho: yo lo he dibujado perfectamente,
Su silueta es fácil. Una niña ha dicho:
El cielo hoy está incompleto porque el ciprés se ha tronchado.
Un joven ha dicho: el cielo hoy está completo
Porque el ciprés se ha tronchado.
Y yo me he dicho:
No hay misterio ni evidencia,
El ciprés se ha tronchado, eso es todo,
El ciprés se ha tronchado.


(Mahmud Darwix, traducció de María Luisa Prieto


Em resisteixo, però, a només posar un poema de Darwix per pura reacció, estupefacte per una actualitat de pólvora i ferro.  Per això deixo aquí aquest altre, preciós al meu entendre, de la veu d'en Josep, altra vegada.