dimarts, 24 de gener de 2017

A espatlles de gegantes invisibles i menystingudes


A propòsit de l'estrena del film "Figures ocultes", he recordat un fragment que dedica David Bodanis, al seu llibre E=m c^2 a la història de l'astrònoma Cecilia Payne (impressionants també els passatges dedicats a Lise Meitner), i la seva experiència a l'observatori de la Universitat de Harvard:

"(Cecilia Payne) Tambien pudo observar lo que sucedía en las salas traseras del observatorio. En 1923, la palabra computadora no significaba una màquina electrónica, sino que se refería a mujeres cuyo trabajo constía en hacer operaciones aritméticas. En Harvard se aplicaba a las filas y filas de solteronas de hombros caídos que trabajaban en esas salas traseras. Algunas de ellas habían destacado en otro tiempo por su talento científico (...), y ahora permanecían allí, apabulladas, midiendo la posición de las estrellas o catalogando volúmenes de resultados anteriores. Si se casaban, podían despedirlas; si se quejaban de sus bajos salarios, lo mismo."

David Bodanis
E=mc^2
Planeta, Barcelona 2002.


En fi, certament caminem a espatlles de gegantes invisibles i menystingudes, let us now praise famous men.