diumenge, 28 de març de 2010

Ocioso

Joder, hay que tener las neuronas fundidas para pensar que alguien pueda estar ocioso aquí. Si al menos hubiese una librería, no digo una buena librería, ni una mala librería: un lugar donde, a parte de gominolas, vendan libros. Y sí, ya sé que con esta lluvia no hay quien aguante a los críos en casa. Y sí, pienso protestar toda la tarde. Puede que todo el fin de semana, lo más seguro.