dijous, 18 de juny de 2009

L'Ícar de Brueghel vist per Auden i W.C. Williams

Brueghel. Paissatge amb la caiguda d'Ícar
c. 1558
73.5 x 112 cm
Musée Royaux des Beaux-Arts de Belgique, Brusel·les


Li vaig escoltar al Josep Maria Ripoll, el novembre passat. Un poema d’Auden sobre el dolor, o sobre com succeeix en paral•lel a les foteses quotidianes. A l’igual que la banalitat del mal, a vegades resulta intolerable constatar com l’univers no s’atura malgrat el dolor que algú pugui sentir, per profund que sigui.

El poema d’Auden reflexiona sobre això a propòsit del quadre de Brueghel "Paissatge amb la caiguda d'Ícar" (podeu veure el xipolleig de les cames d'Ícar al cantó inferior dret de la pintura en aquesta ampliació), es tracta de “Musée des Beaux Arts”, que en una traducció, sembla ser que de Jordi Doce, que he trobat en aquest bloc, diu

MUSÉE DES BEAUX ARTS

En lo tocante al sufrimiento jamás se equivocaban,

Los Grandes Maestros: hasta qué punto comprendían
Su lugar en el mundo de los hombres; cómo hace acto de presencia

Mientras alguno come o abre una ventana o cruza por su lado sin prestar atención;

Cómo, mientras los viejos esperan con pasión reverente

El nacimiento milagroso, hay siempre

Niños que no tenían ganas de que ocurriera, pues preferían patinar

En un estanque junto al bosque:

No, jamás olvidaban

Que hasta el martirio más terrible ha de seguir su curso

No importa en qué rincón, qué paraje mugriento

Donde los perros viven como perros y la montura del torturador

Se rasca el inocente trasero contra un árbol.



En el Ícaro de Brueghel, por ejemplo: cómo todo le vuelve

La espalda a la tragedia sin inmutarse; es probable

Que el labrador oyera el chapoteo, el grito resignado,

Pero a sus ojos no era un fracaso importante; el sol brillaba

Como debía sobre las blancas piernas envueltas por el agua

Verde; y la nave costosa y delicada que vio sin duda

Algo asombroso, un niño que caía de los cielos,

Tenía adónde ir y prosiguió su viaje imperturbable.


W.H. Auden
Traducció de Jordi Doce.


Abans d’ahir, llegint una antologia recentment publicada per Alianza, m’he trobat amb aquest poema de William Carlos Williams que reflexiona sobre el mateix quadre. El poema pertany al llibre “Pictures from Brueghel ” editat aquí per Lumen.


PAISAJE CON LA CAÍDA DE ÍCARO

Según Brueghel
cuando Ícaro cayó

era primavera


araba un campesino

sus sembrados

despertaba toda


la ostentación del año

palpitante

no muy lejos


de la orilla de un mar

reconcentrado

en sí mismo


sudando al sol
que derritió

la cera de las alas


apenas perceptible

no muy lejos de la costa

hubo un chapoteo que pasó


desapercibido

era Ícaro

se estaba ahogando.



W.C. Williams
Traducció de Juan Miguel López Merino

Antología bilingüe.
Alianza Editorial
Madrid 2009.

Deixo per vosaltres la possibilitat de fer una mica de literatura comparada d'estar per casa.

Dolços somnis, bona nit.